jueves, 13 de mayo de 2010

TEMA : “La sanidad divina”
TEXTO: San Mateo 4:23-25

INTRODUCCIÓN:
Una de las calamidades fuertes que afecta a la raza humana y está causando tristeza y dolor en muchos hogares, es la enfermedad una de las áreas a las que Jesús le prestó especial atención fue a la sanidad divina (Mateo 4:23) Jesús no sólo enseñaba, no sólo predicaba, sino que también sanaba a los enfermos. Ante una experiencia (enfermedad)( que todos la hemos enfrentado es bueno conocer acerca del origen de la enfermedad y de la sanidad divina.

I EL ORIGEN DE LA ENFERMEDAD
A. La enfermedad tuvo origen en el EDÉN, como consecuencia de la desobediencia. (Génesis 2:17; Rom. 5: 12)
  1. Dios hace ver a su pueblo que si son obedientes, ninguna enfermedad les llegaría. (éxodo 15 : 26)
  2. El hombre antes de pecar era inmune a toda enfermedad pero el pecado les desprotegió.

B. No es Dios, sino el diablo, el autor de la enfermedad y la muerte. (Juan 10:10; Hechos 10:38; Hebreos 2:14-15)

C. La enfermedad a veces no es obra de Satanás, sino que puede deberse a otras causas:
  1. Las bebidas alcohólicas destruyen el hígado, afectan los nervios, el estómago, el cerebro y todo el cuerpo.
  2. El tabaco afecta el corazón, los pulmones y hasta llega a producir el cáncer.
  3. La glotonería produce trastornos digestivos.
  4. El trabajo excesivo, sin el reposo necesario puede producir fatiga mental y emocional.
  5. La falta de limpieza y dejar de comer (DIETAS) puede causar graves enfermedades.
  6. El no cuidar nuestro cuerpo cuando se siente indispuesto, ante las inclemencias del tiempo, (lluvia, aire, polvo, etc.) puede enfermarnos.
  7. La falta de salud del alma puede causar problemas físicos:
         7.1 Ataques cardíacos a veces vienen de un ataque de ira. 
         7.2 Ulcerar pueden ser causadas por el estado emocional, el afán, la preocupación y el stress del diario vivir.
         7.3 Algunos cólicos se deben a pleitos y disgustos.


II ¿QUE HACER ANTE ESTE GIGANTE (ENFERMEDAD) QUE NOS ASECHA DIARIAMENTE?
A. Vacúnate con el antídoto perfecto que se encuentra en Cristo Jesús. (Isaías 53: 4-5; Mateo 8:14 - 17; Romanos 5:18)

B. Cree en las promesas de Dios (Ex. 15:26; Sal. 107:20; Mr. 16:17-18)

C. Confiesa tus pecados delante del Señor. (Santiago 5:14-16)

D. Busca a los ancianos de la iglesia para que oren por tí. (Santiago 5:14)

E. Fortalécete con otros testimonios de sanidad (Testifica tú mismo también) Lucas 8:39,

F. Pide al Espíritu Santo los dones de sanidades (1ª. Cor. 12:9)

G. Guarda tu alma de todo mal (1ª. Tesalonicenses 5:23).

H. No te impacientes si no has recibido aún respuesta, Dios siempre tiene un propósito. (Juan 11:4)


CONCLUSIÓN:
Creo firmemente que si anhelamos sanidad física, más tenemos que anhelar la sanidad de nuestra alma, ésta solo viene de Jesús porque el es nuestro Salvador.
Te animo a que Jesús sane hoy tu corazón



0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por Comentar, que ¡Dios te Bendiga!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Echale un vistazo a:

Letras de Alabanzas

Imagenes Cristianas para Facebook

Seguidores