viernes, 27 de marzo de 2009

Tema: "Diez mandatos que te garantizan el éxito” (4ª Parte)
Texto: Éxodo 20:14


INTRODUCCIÓN:
Los diez mandamientos son diez fundamentos que Jehová le dio al pueblo para que su peregrinaje en medio del desierto fuera de éxito. Considero que si Dios es el mismo ayer, hoy y por todos los siglos, estos mandatos tienen mucho que ver en relación a nuestro peregrinaje por la tierra, bien haremos si les ponemos atención, si los comprendemos y obedecemos. Vale la pena que entendamos que estos diez principios tienen que ver en relación con Dios y con los que nos rodean, ósea que el éxito en la vida depende de una buena relación con Dios y con nuestro prójimo.
Los primeros cuatro tienen que ver con Dios: Darle el primer lugar, honrarlo en todo, no jugar con Su nombre y aprender que Él es el verdadero reposo.
Los otros seis tienen que ver con el prójimo: Honrar a padre y madre, no matar... Hoy veremos otro que tiene que ver con nuestro prójimo:

I. EL RESPETO CONYUGAL. (V. 14)
A. "No cometerás adulterio" este mandato tiene relación directa con el matrimonio.
B. El adulterio tiene que ver de manera directa con tener relaciones sexuales con alguien que no sea su esposo(a) tiene que ver con la infidelidad conyugal. Esto definitivamente, golpea, quebranta y deshace una buena relación matrimonial.
C. ¡Como era de importante este mandato! que dice la ley mosaica que si alguien lo irrespetaba cayendo en el adulterio tenía que morir, el y la persona con la que adulteraba (Lev. 20:10)
D. Jesús le dio un mayor valor al reconocer que el adulterio no se consumaba en la relación externa, sino en la inclinación y codicia interna. (Mateo 5:27-28)
E. Todo esto significa que si queremos tener éxito en todo lo que hagamos debemos respetar a nuestro cónyuge.
Esto trae bendición a la familia, la iglesia, la sociedad y el mundo entero.
F. Si te encuentras frente a una tentación, reflexiona, valora, ora, apóyate en Dios y huye.
G. Este mandato tiene como propósito proteger las bases de la familia. Es por eso que vale la pena que todos los miembros que la componen seamos fieles los unos a los otros. Este mandamiento tiene que ver con la fidelidad familiar, al igual que un esposo es infiel a su esposa cuando adultera (y viceversa), así también puede suceder con el hijo que sale de su casa sin el permiso de sus padres, así también los padres que no le brindan a sus hijos el respeto y cuidado que merecen.

CONCLUSIÓN:
Esposos, padres e hijos mantengamos la fidelidad en nuestro hogar, no codiciemos las cosas que están fuera de nuestro hogar, aprendamos a darle gracias a Dios por el hogar que nos ha dado.


Autor: Pastor Walter Valle

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por Comentar, que ¡Dios te Bendiga!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Echale un vistazo a:

Letras de Alabanzas

Imagenes Cristianas para Facebook

Seguidores